2 de junio de 2011

Comarca La Plana D’utiel Requena

Nada mejor para las vacaciones que un paraje tranquilo, con mucho verde, y poca gente para superar el stress de todo el año. Y para conseguirlo no hay que irse muy lejos, como tampoco hace falta cruzar el charco para conseguir aguas cristalinas.

En la llanura de Utiel Requena vive poca gente, disponen de un amplio territorio fértil, de excelentes masas forestales, aguas limpias, horizontes abiertos y además tienen  un ferrocarril.

Utiel sorprende con su trama urbana medieval, el ayuntamiento del siglo XVIII, la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción, obra del siglo XVI, y su imponente bodega. En Requena maravilla también su barrio medieval con las dos iglesias, del Salvador y de Santa María, plazas íntimas, calles empedradas, casas de ricos terratenientes, el palacio del Cid; y presidiendo todo el conjunto la Torre del Homenaje.

El río Cabriel y sus riberas, son una fuente inagotable de recursos culturales y naturales, yacimientos arqueológicos, puentes, salinas y norias. Pero lo más llamativo de este río, es su configuración de meandros y aguas impolutas.

Constituye un privilegio para el turista la abundancia de árboles singulares; pinos, carrascas y de materiales geológicos espectaculares.

Para sierras sorprendentes, están las de Malacara, el Tejo, el Negrete; pero si lo que el viajero busca son tierras apartadas, es necesario que se acerque hasta el charco Negro y el puntal de la Sabina en el término de Sinarcas.

Para quedarte en estos parajes y disfrutarlos unos días, hay abundancia de casas rurales, con gentes acogedoras y amables, que harán más placentera tu permanencia en estas regiones.

Comentarios