22 de agosto de 2013

Consejos prácticos para viajeros – Llegada

vacacionar-y-ahorrandoLuego de muchas horas de viaje, ya sea que lo hayamos pasado excelente o no, llegar es un placer. Nos encontramos ansiosos por conocer el lugar sin saber si primero ir a tomar lago, caminar por sus calles, sacar fotos o mil cosas más.

 
Entonces, hemos llegado a destino, ¿qué hacer primero?.

 
Ante todo, llevar las maletas al hotel. Si nos ven con maletas, y ni hablar si llevamos la cámara de fotos colgada al cuello, seremos presa fácil, más aún si nos ven desorientados. Por eso es importante que averigüemos en la misma estación o aeropuerto, dónde tomar el taxi y de ahí al hotel.

 
Si es posible, antes de que te embarques en el viaje, sería ideal si pudieras imprimir en Maps, el recorrido de la estación hasta el hotel, de modo que cuando te subas al taxi, sin titubeos le muestres el papel y le señales el lugar al que quieres ir, comentado que serán unos pocos minutos (el tiempo aproximado también aparece en Maps).

 
De esta manera, darás la sensación de seguridad, mostrando que no será fácil que pueda timarte. En algunos países, se aprovechan del turista, considerando que al no saber dónde queda el lugar al que quieren ir, se les puede pasear por toda la ciudad para sacar provecho económico.

 
Estando ya en el hotel, ponte ropa cómoda, sobre todo el calzado, ubícate en el mapa y trata de orientarte. Prepara los elementos básicos que tendrás a lo largo del viaje en un bolso práctico, como el dinero, (en el caso de no contar con la moneda local, ir entonces primero a la casa de cambios), un diccionario (si no dominas la lengua), el teléfono y tarjeta del hotel para recordar la ubicación del mismo.

 
Entre los primeros lugares que se aconseja ir además de la casa de cambio, es la casa de turismo dónde podrás informarte de una gran cantidad de detalles a tener en cuenta, por ejemplo: si se alquilan bicicletas, si existen autobuses o trencitos que hacen de guía para que puedas ubicar los lugares más importantes. Cuánto se suele dejar de propina, si se usa el regateo, la vestimenta adecuada en caso de visitar algún templo religioso, si se llevará a cabo alguna fiesta tradicional y cualquier otra duda que pudieras llegar a tener.

 
Por último, un lugar que generalmente aconsejo es el supermercado. Basta con ir a comprar un zumo y unas galletitas para aprovechar el momento y preguntar a un par de compradores sobre el mejor lugar para ir a comer, ya que los empleados de los hoteles pueden llegar a tener algún arreglo con el restaurante, en cambio, el lugareño sabe a ciencia cierta en dónde se come realmente bien.

Comentarios