9 de agosto de 2011

El Parque Nacional del Estrecho

Con una extensión de 18.931 hectáreas, este parque marítimo y terrestre se despliega entre los municipios de Algeciras y Tarifa. Si hubiera que escoger un rasgo que definiera la reserva, éste sería la convergencia del  Atlántico  con el Mediterráneo, pero también el patrimonio de las muchas civilizaciones que han pisado su arena a lo largo de la historia.

Tarifa, situada en el extremo sur del parque, y también de la Península, es la capital europea del Windsurf, y conserva un núcleo histórico rodeado por las antiguas murallas medievales, que se conservan casi en su totalidad. También se organizan paseos en barco para observar cetáceos.

Bolonia es una de las playas vírgenes más hermosas del litoral gaditano. En su ensenada, Baelo Claudia, es un conjunto arqueológico que guarda los restos de una ciudad romana del siglo II a.C. pueden visitarse los espacios más importantes como el templo, el foro, las termas y el teatro.

Zahara de los Atunes, fue tierra de pescadores desde su pasado fenicio. En esta localidad sobresale el palacio Jadraza, la antigua residencia de los duques de Medina Sidonia. El edificio data del siglo XVI y fue declarado lugar de interés etnológico en el 2003.

Si se desea conocer también el interior de este territorio, se puede optar por la llamada Ruta del Toro, que se extiende a lo largo de cien quilómetros desde Campo de Gibraltar hasta Jerez de la Frontera.

El paisaje de esta ruta está marcado por la presencia de dehesas, donde los toros bravos pastan en libertad ante el viajero.

Comentarios