10 de agosto de 2011

Estrategias para evitar el Jet lag

El jet lag también conocido como “descompensación horaria”, o “síndrome de los husos horarios”, que ocurre cuando el reloj interno de una persona, que marca los períodos de sueño y vigilia, se desajusta por un largo viaje en avión.

Se puede experimentar jet lag a partir de tres horas de desfase horario pero, cuantas más franjas horarias se cruzan, mayores son los efectos y más días se emplean en sincronizar el reloj interno del organismo.

Cuando se vuela de Europa hacia América, la sensación que experimenta el viajero es que el día se hace largo.

Es aconsejable dormir bien antes de empezar el viaje., evitar las bebidas alcohólicas y la cafeína, beber mucha agua e intentar dormir durante el viaje.
Comer muchas veces y poca cantidad. Si puede lleve frutas y/o verduras frescas, comer estos en vez de la comida que le sirven en el avión.
Lleve ropa cómoda. Evite las prendas que aprietan demasiado e intente pasear por el avión.

Si va a viajar del este hacia el oeste, intente madrugar lo máximo posible durante las dos noches antes de su salida. Esto facilitará su adaptación al horario de su lugar de destino, una vez en el avión, intente dormir de acuerdo con el horario que le espera a su llegada.

Para adaptarse mejor a la nueva franja horaria salga a la calle para que la luz del sol entre en su cuerpo y ayude a reprogramar su reloj corporal. Tome algo de café o té durante el día para mantenerse y luego acostarse a una hora temprana según la hora del lugar  donde se encuentre.

Algunas personas creen que el alcohol ayuda a dormir y lo toman durante el vuelo. Esto es un error, ya que además de deshidratarse más todavía, el alcohol afecta de forma negativa los ciclos del sueño y a la larga puede prolongar los síntomas del jet lag.

Comentarios