4 de noviembre de 2014

Evita los timos cuando viajes al extranjero

Viajar es un aprendizaje constante, y precisamente por eso es algo tan divertido y recomendable. Pero también tiene sus contrapartidas, sobre todo si somos novatos o es la primera vez que viajamos a cualquier sitio, porque nos la pueden meter doblada en cuanto nos descuidemos lo más mínimo. Por ello en este post vamos a hablar de algunas de las estafas más frecuentes a las que se pueden enfrentar los viajeros, y también explicaremos cómo evitarlas.

viajes

Si viajas a algún país extranjero de fuera de la Unión Europea asegúrate de informarte sobre el precio exacto que tienen los visados. No lo confíes todo a la buena fe de la agencia de viajes y consulta lo que te quieren cobrar por ese concepto, porque de lo contrario te puedes llevar una desagradable sorpresa en forma de sobrecoste final.

Otro timo común se suele dar con el cambio de moneda (en realidad con todo lo que tenga que ver con intercambio de dinero. Al igual que en el caso anterior, infórmate con la mayor exactitud que puedas de a cuánto está en ese momento el valor de cambio de la moneda, para evitar que te quieran dar gato por liebre. Sobre todo si se trata de particulares los que se ofrecen a cambiarte moneda en mitad de la calle. A veces nos podemos ver tentados de recurrir a ellos porque en los aeropuertos nos sale más caro muchas veces hacer el cambio, por lo que si nos arriesgamos a hacerlo en la calle debemos ir antes sobre aviso y como decimos, con buena información reciente.

Las estafas relacionadas con taxis suelen ser muy comunes en según qué países, por lo que es importante contar de antemano con compañías de confianza con las que, si es necesario, se pueda reservar con antelación el transporte. Ten cuidado si viajas al extranjero, porque algún taxista malintencionado podría aprovecharse de ello para cobrarte más de lo normal. Incluso si te dicen que no hay transporte público y que tu única opción para viajar desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad es el taxi, pregunta mejor a algún policía o agente de seguridad que veas cerca, y coge un taxi solo si es tu opción preferida, pero no porque te hagan creer que es tu única alternativa.

En algunos países asiáticos tienes que tener cuidado con algunos taxistas o conductores de rikshaws porque intentarán llevarte a otros lugares distintos a los que les digas o te propondrán llevarte a alguna tienda de souvenirs, solo porque ellos se llevan una comisión por dejarte allí. Intenta acordar el precio antes de montarte en alguno de estos medios de transporte tradicionales, e infórmate todo lo que puedas sobre las tarifas.

Comentarios