31 de mayo de 2011

Jerez de la Frontera

Es la ciudad de los vinos y los caballos, de Lola Flores y de Bertín Osborne, que tiene hasta aeropuerto y circuito de alta velocidad. Los vinos domiciliados en Jerez, son el amontillado, especial para el jamón de Jabugo; el fino, que liga con los mariscos y el oloroso dulce, que va bien con los postres.

El turista visitará la catedral, los palacetes, las casas patricias, los parques y alamedas, pero por sobre todas las cosas, su hermosa Cartuja, monasterio de pasmosa belleza, sus bodegas y su escuela de arte ecuestre.

La Real Escuela de Arte Ecuestre de Jerez, se encuentra en una mansión palaciega del siglo XIX, denominada El Recreo de las Cadenas o Palacio Garnier. Destacan sus establos, plaza de arena y elegantes cobertizos para los arreos.

También cuenta con una guarnición y un hospital equino de los más importantes del mundo.

La joya de la Real Escuela son los caballos hispanoárabes, cuyo adiestramiento forma parte del espectáculo que, a modo de ritual ancestral, se celebra cada martes y jueves a las doce horas, y que muestra perfección ritmo y belleza.

Comentarios