25 de julio de 2011

Menorca

Esta isla, la más septentrional y oriental del archipiélago balear, es un sitio lleno de vida. Declarada Reserva de la Biosfera en 1993 por la Unesco presenta la mayor diversidad ambiental en apenas 700 quilómetros cuadrados de extensión.

Menorca ofrece la posibilidad de disfrutar de una oferta de ocio distinta en contacto intenso con la naturaleza. Sus tres estaciones náuticas; Mahón, Fornells y Ciutadella, hacen realidad unas vacaciones de ensueño para cualquier deportista; navegación a vela, excursiones marítimas, practicar windsurf, hacer submarinismo, pasear en kayak o practicar esquí acuático.

La bicicleta es una forma de vida, la llanura de esta isla hace del ciclismo una práctica apta para todos. Existen seis rutas cicloturistas perfectamente señalizadas que recorren hermosos caminos rurales, y dado el éxito de este deporte, ya se están diseñando algunas más.

Para los andariegos los caminos de Menorca están llenos de atractivos, barracas, eras, campos donde siguen pastando las vacas y ovejas, bosques donde habitan erizos y tortugas marinas, y aves rapaces que surcan el cielo.

Los amantes de la equitación disponen de un sendero que circunda la totalidad de la isla y cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII. Fue construido con finalidad defensiva, y en la actualidad representa un fuerte atractivo para los apasionados de los deportes de aventura.

Los principales atractivos culturales de la isla, lo constituyen unos treinta monumentos que forman parte de la Red Menorca Monumental, que abarca desde los yacimientos megalíticos hasta las colecciones del siglo XX, pasando por basílicas paleocristianas y fortificaciones del siglo XVIII.

Comentarios