26 de agosto de 2011

Particularidades gastronómicas

Viajar es como saborear un menú de degustación repleto de nuevas y agradables experiencias. Y es que la comida es una excelente excusa para salir a conocer mundo y dejarse sorprender.

Las flores se pueden contemplar, oler, ¡y comer! La caléndula, el crisantemo, el hibisco, el saúco, la violeta, el pensamiento y la amapola son solo algunas de las flores comestibles que podemos utilizar como condimentos en todo tipo de recetas.

Si este verano viajamos a la India, podemos acercarnos a Calcuta y visitar el impresionante y colorista Mullik Ghat, un fascinante mercado de flores a orillas del río Hoogly.

Y si nos quedamos en Europa, en Amsterdam encontraremos el Bloemenmark, un precioso mercado flotante con barcazas repletas de flores de todos los rincones del mundo.

El té rojo Pu-Erh está considerado como uno de los más beneficiosos para la salud. Recientes estudios han demostrado que tomar tres infusiones diarias ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre, mejorando la circulación sanguínea.

Es originario de China, donde curiosamente se le conoce como té negro. Su proceso de fermentación puede llegar a durar hasta sesenta años. En la montañosa provincia de Yunnan, se encuentra Simao, uno de los enclaves más remotos de este país.

Allí podrás pasar el día recorriendo sus cultivos de té, mientras aprendes a recolectar y procesar las hojas de esta preciada variedad.

Comentarios