18 de junio de 2012

Qué ver en París

Les Tuileries, elegantes plazas, jardines ordenados, arcadas y patios proporcionan a esta zona de París su carácter especial. Monumentos a la monarquía y el arte coexisten con el lujo contemporáneo; hoteles de cinco estrellas, restaurantes mundialmente famosos, emporios de la moda y joyeros de renombre internacional.

El Museo del Louvre, con una de las más importantes colecciones de arte del mundo, tiene una historia que se remonta a la Edad Media. Construido como fortaleza en 1190 por el rey Felipe Augusto para proteger París de los ataques vikingos, perdió su torre del homenaje y las mazmorras en el reinado de Francisco I, quien la reemplazó por una construcción renacentista, mejorada y ampliada por reyes y emperadores en los cuatro siglos siguientes.

El Museo Picasso, fue abierto en 1986, en una amplia mansión del siglo XVII, el Hôtel Salé, en el Marais. El carácter original del hotel construido en 1656 para Aubert de Fontenay, un recaudador de impuestos de la sal (salé significa salado), ha sido conservado. La amplitud de la colección refleja tanto el desarrollo artístico completo de Picasso, incluidos sus períodos azul, rosa y cubista, como su empleo de diversos mateirales.

St-Germain-des-Prés, después de la segunda guerra mundial, pasó a ser sinónimo de vida intelectual, centrada alrededor de bares y cafés. Filósofos, escritores, actores y músicos se mezclaban en las bodegas para noctámbulos, donde la filosofía existencialista coexistía con el jazz norteamericano.

Comentarios