22 de agosto de 2011

Sri Lanka

Ubicada al sur de la India, Sri Lanka tiene una superficie de 65.610 km2, con una población de casi veinte millones de habitantes y cuya capital es Colombo.

Entre los sitios de interés figura la villa de Galle, situada en la península homónima y atrapada entre la desembocadura del río Gin y el puerto comercial. Fundada a mediados del siglo XVII, se encierra entre los muros de la fortaleza holandesa y tiene un aire definitivamente relajante, perfumado por el yodo del mar y las especias que emanan de las cocinas del casco viejo.

Galle cuenta con una notable comunidad musulmana, en un país mayoritariamente budista aunque con importantes minorías hindú y cristiana. Unos cinco quilómetros al este está ubicada la playa de Unawatuna. Los hindúes ven en ella el paraíso descrito en el Ramayana.

No hace falta haber leído el texto sagrado para estar más de acuerdo. Es una laguna de cristal líquido protegida por el cercano arrecife y bordeada por un arenal dorado y miles de palmeras cocoteras.

El corazón montañoso de la isla parece un paisaje alpino, donde la temperatura cambia drásticamente. Allí se encuentra la ciudad de Nuwara Eliya a 1.900 metros de altitud, donde se cultivan algunas de las variedades del té más apreciado del mundo.

No se puede dejar de visitar el centro espiritual de Sri Lanka, Kandy, construida entre 1687 y 1782, y que alberga la más importante reliquia budista; una pieza dental del propio Siddharta que fue llevada a la isla escondida entre el cabello de una princesa. Su biblioteca contiene una importante colección de manuscritos en hoja de palmera. Los visitantes deben llevar ropas que cubran piernas y hombros, así como descalzarse al penetrar en el recinto.

En la ciudad de Anuradhapura, se encuentra el vástago del árbol indio al abrigo de cuyas ramas Siddharta Gautama alcanzó la condición de Buda. Está rodeado por una valla dorada, decorado con banderas de oración y protegido por monjes con túnicas naranjas. En las cercanías miles de brotes se han ido plantando como para extender la mística que emana de ese árbol.

Comentarios