28 de abril de 2011

Sucinta Historia de Roma

Roma es una ciudad de tres millones de habitantes que ocupa una extensión de 1.500 km2, en el centro de Italia. Se encuentra casi en la misma latitud que Barcelona, en Europa meridional. Posee dos aeropuertos, y está a unas dos horas de avión de Madrid; además de estar conectada a Europa por vía férrea; y se encuentra en el centro de la principal red de carreteras de Italia, algunos tramos de las cuales siguen el trazado de las antiguas calzadas romanas.

Roma se fundó hace más de 2.700 años. Como sede primero del Imperio Romano y después de la Iglesia Católica, ha ejercido siempre una gran influencia en el resto del mundo. Numerosas lenguas proceden del latín, y muchos sistemas políticos y judiciales siguen el modelo romano; la herencia que hemos recibido de ella es abrumadora.

Empezó con un asentamiento en la edad de hierro, a mediados del siglo VIII a.C. En el año 616 a.C. los etruscos se hicieron con el poder, pero fueron expulsados en el 509 a.C. y Roma se convirtió en república. Conquistó casi toda Italia, y ya en el siglo I a.C. dominaba España, África del Norte y Grecia, pero la sed de poder y las ambiciones individuales provocaron la caída de la democracia. Julio César gobernó durante algún tiempo como dictador, y su hijo Augusto se convirtió en el primer  emperador de Roma. Jesucristo nació bajo su mandato y, aunque los cristianos fueron perseguidos durante cuatro siglos, la nueva religión acabó por implantarse.

En la Edad Media comenzó la decadencia de Roma; sin embargo, a mediados del siglo XV empezó su florecimiento, y por espacio de 200 años fue la cuna de los más grandes artistas del Renacimiento y del barroco. Finalmente en 1870, Roma se convirtió en la capital de la Italia unificada.

Comentarios