abril 26th, 2011

La Estatua de la Libertad


Regalo del pueblo francés al estadounidense, la estatua fue concebida por el escultor Frédéric-Auguste Bartholdi, y se ha convertido en el símbolo de la ciudad de Nueva York. En el poema de Emma Lazarus, grabado en su base, Lady Liberty dice: “Dadme a los hastiados, a los pobres, a las muchedumbres que ansían respirar la libertad”.

Inaugurada por el presidente Robert Cleveland el 28 de octubre de 1886, la estatua fue restaurada con motivo de su primer centenario, el 3 de julio de 1986, tras la inversión de 69,8 millones de dólares.

La figura tiene una altura de 93 metros desde el suelo hasta la antorcha, su pedestal está formado por una enorme estructura de hormigón armado y tiene 354 escalones desde la entrada a la corona.

La estructura fue proyectada por Gustave Eiffel, creador de la famosa torre parisiense. El armazón interior es de hierro y está recubierto de láminas de cobre.

En 1986 una nueva antorcha sustituyó a la original, ya corroída; la réplica tiene una llama bañada en oro.

La madre de Bartholdi sirvió de modelo; los siete rayos de su corona representan los mares y los continentes.