mayo 30th, 2011

Almería


Es la primera provincia de España en importancia arqueológica; desde tiempos remotos ha sido tierra de acogida y puente entre gentes y culturas llegadas de África y de Europa.

El museo de Almería, inaugurado en el 2006, es una visita obligada para los interesados en las culturas de El Argar y Los Millares, del III y II milenio antes de nuestra era, las más importantes de la prehistoria peninsular, ambas radicadas en tierras almerienses.

Aparte de las colecciones de objetos arqueológicos, destaca una columna estratigráfica de trece metros de altura que atraviesa las tres plantas de la edificación y nos muestra los dieciséis estratos sucesivos, desde la roca madre hasta la actualidad, que componen la secuencia histórica de los yacimientos almerienses.

Del poblado de Los Miralles, sobresalen los objetos de uso cotidiano, y los ajuares funerarios encontrados en su necrópolis.

En El Argar destacan sus cerámicas, y los impresionantes ajuares con los que los aristócratas del poblado se enterraban.

De la época romana descolla el Baco de Chirivel, lápidas funerarias, monedas, anzuelos, ánforas de salazones, de vino y aceite, ungüentarios de vidrio y cerámica de “terra  sigillata”. Todo del segundo milenio antes de nuestra era.

mayo 24th, 2011

Guadalest, castillos y algo más


Los amantes de los castillos conocen bien Guadalest y su alcazaba, un núcleo fortificado de origen musulmán que aprovechaba la formidable defensa natural que brindaba su muralla natural de granito. El pueblo estaba tan bien guarecido, que antiguamente sólo se llegaba a él a través de un túnel.

Además de su castillo ofrece un cuidado museo municipal instalado en la Casa Orduña, un palacio del siglo XVIII, que conserva el mobiliario y la decoración del siglo XIX, además de pinturas y una interesante colección de cerámica.

Otro museo es el de los Instrumentos de Tortura, en el que se reproducen los instrumentos usados para tal fin; el Museo Etnológico, que explica, a través de objetos e instalaciones, la vida cotidiana y doméstica de antaño: el dormitorio, la cocina con su horno de cocer pan, la despensa, el hogar, el corral, herramientas agrícolas, una almazara, un lagar y la maqueta de un molino de cereales; la siega y la trilla.

En el Museo de Microminiaturas, se puede contemplar, con la ayuda de potentes lupas, una colección de miniaturas tales como la estatua de la Libertad dentro del ojo de una aguja, la Maja desnuda de Goya en el ala de una mosca, un elefante modelado en los ojos de un mosquito, el Guernica de Picasso en una semilla, y otras maravillas.

En el Museo de Belenes y Casas de Muñecas, destaca una ciudad Belén gigante ambientada en la actualidad. El Museo Colección de Vehículos Históricos, expone un centenar de motocicletas, y varios utilitarios de la época comprendida entre 1920 y 1970.

Esto demuestra que no sólo de castillos vive Guadalest.