19 de julio de 2016

Viajar sin problemas

Viajar siempre ha guardado un lugar especial en el imaginario de todas las sociedades y de todos los individuos que las conforman. Ya sea por placer o por trabajo, el hecho de cambiar de país, de hábitos y de paisajes, nos traslada a un estado de felicidad y expectación muy agradables e hipnóticos

Viajar sin problemas

Podemos emprender un viaje solos, a la aventura, con la mochila y poco más, para tratar de mimetizarnos con todo lo nuevo que nos rodee en los lugares más inhóspitos a los que tengamos oportunidad de llegar e impregnarnos de todas las sensaciones, de todos los olores y vivencias, en definitiva de toda la cultura de ese lugar. O también podemos ir de viaje en familia, con el mejor de los confort asegurados en hoteles de altísima calidad, donde no nos faltará de nada, pero siempre habrá una cosa que se mantiene impertérrita, seas quien seas y vayas donde vayas.

Esos nervios que nos acechan los días antes de emprender esa mágica aventura, que se acentúan la noche anterior a tan ansiada fecha, llegando incluso a no dejarnos dormir. Nervios que también aparece por el temor a que algo salga mal y se tuerza por culpa de un detalle que no estaba bien atado, dilapidando todas las expectativas y esperanzas depositadas, además de la perdida de una cantidad elevada de dinero.

Muchas veces estos problemas de última hora tienen que ver con la documentación necesaria para llevar a cabo el viaje. Acostumbrados a la libre circulación de personas existente en la mayor parte de Europa, debido al denominado Espacio Schengen, gracias al cual solo necesitamos el DNI para entrar en otro país que también forme parte de este tratado, nos olvidamos de que para entrar a otros estados se requiere más documentación, máxime si se trata de un país que requiera además del pasaporte un visado para poder cruzar sus fronteras, por ejemplo China.

La expedición de estos visados puede complicarnos el viaje incluso antes de empezar: un papeleo incesante, colas en las administraciones, llamadas, etc. una laberinto burocrático que si se hace mal, puede impedirnos acceder a nuestras vacaciones soñadas. Gracias a Haike, empresa de traducción, marketing y comunicación chino – española, esto no tiene porque ser así, desde hace 5 años han empezado a ofertar un servicio de visados, ellos se encargan de toda la gestión pertinente para tramitar los visados (ya sean turísticos o de negocios) para entrar en China, ahorrándole tiempo, dinero y sobretodo problemas.

Alex Sainz de Vicuña

Comentarios